RUTA DE TAPAS

Las tapas han llegado a convertirse en una seña de identidad española y son ofrecidas en los banquetes de recepción a los más altos dignatarios (en los denominados tapas meeting). Ha evolucionado desde una forma de aperitivo más básico, hasta una forma particular de entender la culinaria como lo es en la actualidad.

La característica que queremos que el cliente perciba con esta experiencia es la mezcla entre el concepto de comer con el de socializar, es por esta razón por la que la tapa está unida al acto de ‘tapear’. Los bares, entendidos como lugares de reunión, son el espacio ideal para la ‘tapa’, pero no se entiende la tapa sin el contexto social. Por eso proponemos en este servicio que los asistentes se mezclen con público, y mejor aún, con músicos. 

La ruta abarcaría los bares de tapas más auténticos de Andalucia, cada uno especializado en una tapa en concreto que tendrán la suerte de probar gracias a un guía especializado en gastronomía. Avanzada la ruta, los participantes se encontrarán con flamencos que se encuentran tocando en uno de los bares. Sin ellos saberlo, este grupo de amigos flamencos les acompañará hasta el final de la ruta, por los diferentes bares, enseñándoles los secretos del flamenco.

La ruta culminaría en una plaza, donde se servirían dulces de conventos, y donde les esperaría la última sorpresa: el famoso guitarrista flamenco, Manuel Molina, se encuentra en esa misma plaza tomando un café, y vivirá con ellos un atardecer en Triana inolvidable…